domingo, junio 12, 2011

La polemica "blogotal": Una nota esclarecedora desde Miriam Celaya

Desde hace un par de semanas, despues de la publicacion de una entrevista larga que hice con Luis Manuel Garcia de Cuba Encuentro sobre la blogosfera cubana (Parte 1 y Parte 2), la bloguera Miriam Celaya me mando el siguiente mensaje por correo electronico.

He esperado hasta ahora para publicarlo porque querria pedirle su permiso primero.

Ya que ella me ha dado su permiso para compartirlo aqui, pienso que su nota puede ser especialmente esclarecedora junto a la "polemica blogotal" que ha producido tanto calor como luz desde todos los rincones de la blogosfera cubana.

Se puede saltar la nota de Miriam para ver los muchos enlaces abajo que muestran todas las entradas hasta ahora en esta polemica tan rica y saludable.

Que siga la polemica!

Miriam escribio:

He estado leyendo la entrevista que te hicieron sobre “blogolandia” y que se han publicado en el espacio cubaencuentro. Me gustaría hacerte una observación, con todo respeto, sobre una afirmación que haces en la segunda parte (que apareció publicada el día 20 de mayo). Se trata de la respuesta que das a la pregunta sobre:
"Si los blogs oficiales, entendidos como aquellos cuya apertura ha facilitado el Gobierno y cuyos autores concuerdan básicamente con la postura oficial, ¿hasta qué punto son oficialistas? ¿En qué medida han asumido cierta independencia de criterio, aunque ello no llegue al enfrentamiento con las autoridades? ¿Hay en ellos matices, diversidad, espontaneidad, o puede hablarse de esta blogosfera como de un disciplinado escuadrón de blogueros oficiales?"
Bien, creo que tu respuesta es muy completa, solo que al final de ella mencionas algo que no se ajusta a la realidad al menos no en mi caso y en de otros blogueros que conozco, cuando –en relación con la independencia de los blogueros alternativos– dices textualmente:
“Pero, ojo, también tenemos que reconocer que ellos disfrutan de acceso a través de embajadas de países que a su vez tienen sus propias políticas. Podría pensarse que ellos también son controlados, censurados o que se autocensuran para preservar este acceso. Podría pensarse que no van a decir “abajo el embargo”, “que vuelvan los cinco”, etc., desde la oficina de intereses norteamericanas, aunque sí han criticado políticas norteamericanas repetidas veces, lo cual demuestra su independencia”.
Mira Ted, a mí nunca las embajadas desde las que me conecto me han cuestionado lo que publico, allí no me han impuesto doctrinas ni me han condicionado la conexión a que publique o no algún contenido.
De hecho, yo he recibido la propuesta de conectarme desde la Oficina de Intereses (a pesar de que he publicado textos y he firmado documentos que se oponen al embargo y me he declarado verticalmente opuesta a las injerencias y a la anexión, incluso en conversaciones directas con funcionarios del gobierno estadounidense he criticado la existencia de un programa para la transición, propuesto durante la administración Bush).
He declinado conectarme desde allí, en parte porque es un sitio demasiado concurrido para mi gusto, además de que las memorias flash son sometidas a un escrutinio que nunca he sufrido en las embajadas desde las que me conecto. Eso, sin contar todos los controles que hay que pasar para acceder a la SINA.
No me agrada ir allí, la verdad, salvo que sea necesario (como cuando se trató de solicitar la visa USA).
Las embajadas de Holanda, Suecia y Chequia solo ponen como condiciones no utilizar la Internet para lo relacionado con pornografía y otros sitios por el estilo; nada más.
Otro elemento que tiende a confundir: en esas embajadas no se niega el acceso a blogueros oficialistas. Son ellos los que no acuden a solicitarlo, eso me consta.
Y para terminar mi comentario sobre tu respuesta, yo no utilizaría mi blog para defender la causa de los Cinco porque, sencillamente, ellos tienen para eso los medios oficiales, todos los recursos del Estado en función de esa campaña, y hasta los que la voz popular llama “el Ministerio de los Cinco”, con Ricardo Alarcón, el Presidente de la Asamblea Nacional, encargado de velar por ellos.
En la campaña por la liberación de los Cinco se han gastado millones, que hubiesen sido recursos valiosísimos en programas de la salud o de la educación, pero de los que dispone el gobierno cubano a su antojo.
Yo prefiero velar por los que no tienen voz ni recursos propios, aunque opino –como James Carter– que los Cinco, culpables o no, ya han sido suficientemente castigados y sería un gesto inteligente de las autoridades estadounidenses liberarlos, a ver si así también, de paso, el encarcelamiento de cinco espías deja de ser un tema cardinal en la política de un país en el que 11 millones de personas permanecemos virtualmente encarceladas o simplemente somos rehenes del gobierno.
Perdona si te parece un entremetimiento de mi parte la observación que te hago. Respeto tu opinión, que por demás, es muy moderada, pero creí oportuno ofrecerte mis puntos de vista sin que ello implique que quiera descalificar los tuyos.
No sé quedarme callada cuando tengo criterios.
Y perdona también tan largo mensaje, el tiempo es valioso, incluso para esta bloguera trasgresora que vive en una Isla desconectada de su época.

Sigue leyendo para ver los enlaces al debate:

La primera respuesta a mi entrevista de Ubieta, "La confesion Hanken".

El Tweet de Elaine respondiendo a Ubieta.

El comentario de Elaine (que se encuentra en el blog de Ubieta).

Mi respuesta a Ubieta (la cual comparti junto a mas detalles en el blog de Ubieta pero que nunca ha aparecida alli).

El articulo de Dilla, "What if Official Cuban bloggers Defended Socialism?" en Havana Times (y en espanol en Encuentro).

La respuesta a Dilla de Arturo Lopez Levy (que es parte de una polemica distinta y aun mas larga entre ellos que se puede leer en Cuba Encuentro).

El post de Erasmo Calzadilla en Havana Times sobre "La Familia de La Joven Cuba".

Orto mensaje de Ubieta, "El falso mapa de Ted Henken," respondiendo a mi Cartografia.

Un post de Rogelio (de Bloggers Cuba), "Jovenes con matices".

Y otro post de Yasmin (tambien de Bloggers Cuba), "Teddy y Enriquito".

Quien es el proximo?

1 comentario:

  1. ¿Quién es la/el próxima/o? Espero que alguien que desplace el acento. La polémica se agradece siempre pero me apena que ésta se reduzca al nivel de independencia asociada al "servidor".
    No te culpo Ted: es difícil sustraerse al juego conmigo-contra mí. Pero me gustaría señalar que ese juego es poderoso y que en el caso del mundo blog ha hecho que siendo tan rico se reduzca al viejo binomio revolución-contra revolución. Es difícil sustraerse -véase tu experiencia en la Habana y a Ubieta en el colmo del maniqueísmo trasnochado e hipócrita- pero con todo respeto, has reproducido el binomio cuando has elegido como criterio de categorización el posicionamiento ante el gobierno y cuando asocias el mismo a quién provee acceso a la red. El problema, bajo mi punto de vista, radica en el primero y se arrastra al segundo. ¿Por qué lo considero una reducción? Por tus primeras palabras: "En la blogosfera cubana hay una politización y una polarización, de crítica o de apoyo a la Revolución, pero la mayoría no son explícitamente políticos. Tocan temas como poesía, noticias, turismo, música, religión, cocina, tabaco, deporte, amor, humor, etc."
    De manera que las ramas nos han alejado del bosque.
    Sería interesante analizar el fenómeno blog sin prejuicios, con la máxima "eres inocente (independiente) hasta que no se demuestre lo contrario". Salvo contadas/os testaferras/os las/os blogueras/os cubanas/os, como todas/os, son hijas/os de sus circunstancias y buscan sus propios espacios de expresión y comunidad. Creo que ésta es la esencia del blog y cómo se experimenta en Cuba -una sociedad con acceso mínimo a la red- hace interesantes numerosas cuestiones que trascienden la postura ante el gobierno que es una exigencia ajena al mundo blog, es una exigencia tanto del gobierno cubano, como de la oposición, de la opinión pública internacional y en general de viejas estructuras discursivas que quieren imponer su inercia a una realidad tan novedosa e inesperada como la red.

    ResponderEliminar